Higuaín
Jorge Nicolás
Defensor
08/06/1957 - Argentina
151
9
5
2
Nos dejó un hijo crack de regalo

¿Por qué pienso en el Pipa y se me vienen imágenes oscuras? El Pipa con la de Boca salvando con la mano un gol de River en un partido de verano. El Pipa cómplice de dos goles de Latorre en mi primera vez en el Monumental. El Pipa expulsado en su partido final con la Banda, contra Newell’s el día del 0-5 de las rojas de Castrilli. Será que la memoria es ingrata nomás, en este caso con un tipo que se ganó a la gente pese a su pasado bostero, se bancó ser el 2 de un world class como Passarella (primero como compañero de zaga, después como DT), metió un gol clásico para ganar en casa en 1990, nunca se guardó nada y reflejó como pocos la desazón de perder la Supercopa 91 en el Mineirao con aquella famosa foto tras el 0-3 que El Gráfico publicó a doble página y nos partió el alma.
Pipa terminó dejando un gran recuerdo y dos de sus pibes en las Inferiores: el discreto Federico y el fuoriclasse Gonzalo.
DEBUT
River 0
Boca 2
88-89
2
Calabria, Ricardo
Monumental (River)
Técnico
Menotti, César Luis

DESPEDIDA
River 0
Newell's 5
Clausura 92
12
Castrilli, Javier
Monumental (River)
Técnico
Passarella, Daniel Alberto

TORNEOS LOCALES
TorneoPJGEntroSalioExpGR
88-89 30 3 000 
Liguilla 89 4 000 
Liguilla Perdedores 89 9 010 
89-90 35 2 021 
Apertura 90 15 2 010 
Clausura 91 14 002 
Liguilla 91 4 000 
Apertura 91 15 001 
Clausura 92 5 001 
TORNEOS INTERNACIONALES
TorneoPJGEntroSalioExpGR
Supercopa 1989 2 000 
Libertadores 1990 7 000 
Supercopa 1990 2 000 
Libertadores 1991 2 010 
Supercopa 1991 7 2 000 
TITULOS
TOTALES POR TORNEO
TorneoPJGExp
Torneo local13175
Internacionales2020
Copas Locales   
Totales15195


CON OTRO JUGADOR
Apellido Nombre
 
Este club es una familia

El Pipa Higuaín con otros dos jugadores de River: Federico a su derecha, Gonzalo a su izquierda. Pipa papá y Pipa hijo tienen un récord difícil de igualar: ambos convirtieron para ganar un clásico. Como los Labruna.
Abajo, la famosa foto. Pipa sintetizó en esta imagen la decepción en aquella final: con un 2-0 en casa (un gol de Pipa) pensamos que la Supercopa era nuestra, pero sucumbimos en el infierno del Morumbí.